Estas aqui
Home > Empresas > Las empresas familiares deben tener un Protocolo Familiar consensuado y personalizado para garantizar su profesionalización

Las empresas familiares deben tener un Protocolo Familiar consensuado y personalizado para garantizar su profesionalización

Las empresas familiares deben tener un Protocolo Familiar consensuado y personalizado para garantizar su profesionalización

El Protocolo Familiar tiene que ser fruto de una reflexión estratégica de los miembros familiares implicados así como debe contar con el consenso de todos y personalizarse en función de la realidad de cada empresa familiar convirtiéndose en un traje a medida. Esta es la principal conclusión del II Foro En Familia que organizaron Femeval y Grupo IFEDES.

El II Foro En Familia, que abordó el Protocolo Familiar, reunió a diversos directivos de empresas familiares, quienes compartieron sus inquietudes acerca de cómo elaborar este documento, clave para consolidar la unidad y el compromiso de la empresa y la familia y garantizar así la continuidad de la misma.

El evento, organizado por Femeval en colaboración con IFEDES, abordó los diferentes puntos estratégicos para el desarrollo del Protocolo Familiar. “No sirve coger un protocolo ajeno y adaptarlo, el protocolo es un traje a medida de la empresa ya que tan importante como el documento es el proceso de reflexión para conseguirlo”, explicó Juan José Barceló, consultor experto en empresa familiar de Grupo IFEDES.

En opinión de Juan José Barceló, todos los miembros de la familia “deben asumir y creerse que las reglas del juego que se establecen son las únicas válidas, deben interiorizarlas para facilitar el día a día de la empresa”.

Entre las claves que permitirán el éxito se destacaron partir de una situación estable de la empresa, confianza y generosidad de los partícipes, aplicar el sentido común y darle fuerza jurídica. “A veces es necesaria una visión externa ajena a circunstancias personales que ayude a desarrollarlo”, subrayó el consultor de IFEDES.

Como punto final, los asistentes concluyeron que el objetivo final de un Protocolo Familiar debe ser conseguir una estructura profesionalizada de la empresa familiar, tener una organización competitiva en el mercado. “No hay que quedarse sólo en un documento de intenciones sino que hay que aplicarlo y profesionalizar la empresa”, insistió Juan José Barceló.

Este Foro Empresarial es la primera iniciativa que FEMEVAL e IFEDES desarrollan tras el acuerdo de colaboración que acaban de iniciar y que tiene como objetivo trasladar a las pymes del sector metal claves estratégicas para la mejora competitiva en gestión empresarial y desarrollo de negocio.

Powered by WPeMatico

Deja un comentario

Top