Estas aqui
Home > Alimentación, Tabaco y Bebidas > El funcionamiento del cigarrillo electrónico

El funcionamiento del cigarrillo electrónico

funcionamiento cigarrillo electronico

Aunque los cigarrillos electrónicos o e-cigarrillos han estado presentes en nuestra sociedad desde hace muchos años, lo cierto es que actualmente pasa desapercibido para el conocimiento general de la población, que no entiende su funcionamiento.

Por definición, se trata de dispositivos inteligentes, o gadgets, que han sido creados como una opción más saludable para los fumadores que los cigarros tradicionales, ya que su principal ventaja es que disminuye el uso y consumo de nicotina, principal sustancia adictiva presente en el tabaco.

Además, cabe destacar que existen varios modelos de cigarrillo electrónico, entre los que sobresale por su demanda el modelo “mini”, de 100mm, la misma medida que un cigarrillo convencional.

Nuevos sabores

La ventaja de fumar cigarros electrónicos, o mejor dicho, vapear, ya que se aspira agua y se expulsa vapor, es que aunque haya algunos con sabor a tabaco, hay una amplia variedad de e-liquids con multitud de sabores. En el e-cigarrillo no se encuentran las sustancias nocivas que en las normales, así que su uso es menos perjudicial para la salud de los fumadores.

Componentes del cigarrillo electrónico

Este tipo de dispositivos cuentan con una batería, un atomizador y una cámara de nicotina renovable que hacen que el dispositivo funcione como un cigarro normal, incluso, crear un “humo” de vapor de agua para dar una sensación más realista.

La principal funcionalidad de la cámara de nicotina es que se puede regular para ir reduciendo la cantidad de nicotina aspirada, ayudando a los fumadores a reducir el consumo de esta sustancia para, llegado el momento, aislarla completamente.

Un cartucho de nicotina suel edurar el mismo tiempo que 15 o 20 cigarros normales, lo que supone un ahorro económico importante en comparación al consumo convencional. Aún así, como decíamos, se puede regular el consumo hasta erradicar completamente el mismo.

En resumen, podemos afirmar que la opción de fumar cigarrillos electrónicos es más sana que fumar cigarrillos tradicionales, si bien no es una práctica saludable de por sí, aunque sea menos nociva que la alternativa. Por ello, se trata de una opción que tener en cuenta por parte de los fumadores que, hasta la fecha, hayan sido incapaces de dejar de fumar. Al menos, podrán ir reduciendo los niveles de nicotina.

Top