Estas aqui
Home > Opinión > Una copa de vino, el límite justo

Una copa de vino, el límite justo

Seguramente ya hemos escuchado hablar de los beneficios que traen algunas bebidas para la salud y especialmente el corazón; razón por la cual muchos hablan de tomar una copa de vino diaria para mejorar nuestra capacidad cardiaca, sea de vino tinto o de alguno elaborado a base de la uva moscatel. Por eso, si hacemos caso a los dichos y mitos populares, podemos disfrutar de una buena copa sin tener por eso un sentimiento de culpa. Ahora bien, respecto a enfermedades como la obesidad y otras, las bebidas alcohólicas están completamente prohibidas, razón por la cual nos convendrá quitarnos las ganas con alguna bebida refrescante pero sin alcohol.

 

Muchas mujeres pasan su vida haciendo dieta y ya se sabe que en los planes diarios alimenticios no se les permite ni una gota alcohol. Esto resulta un poco tedioso, y más en esos momentos donde solemos juntarnos en familia o con amigos y una botella de vermouth adorna nuestra mesa como motivo de festejo o reunión. Pero bueno, serán más importantes tal vez las ganas de vernos estéticamente bien que darnos el placer de beber una copa de este famoso y rico aperitivo. Todo sea por la fuerza de voluntad y por sentirnos bellas.

 

En cualquiera de los dos casos, la moderación puede llegar a ser un buen punto de partida como el límite que debemos imponernos para que realmente seamos capaces de disfrutar de lo que hacemos, sin que eso nos traiga después horas de remordimiento y de sentirnos completamente culpables.

Deja un comentario

Top